AnimalesCabras

Cabras en casa

Tener cabras como mascota es una muy buena idea, siempre que tengas el espacio suficiente y unos conocimientos básicos del mundo caprino. En el Campichuelo tenemos dos cabras y te explicamos un poco las bases generales para iniciarse que hemos aprendido de nuestra experiencia con ellas.

¿Por qué cabras?

Las cabras son más pequeñas y manejables que las vacas, dan más leche y crías que las ovejas y son más rústicas, ya que su dieta es más variada y se adaptan a más entornos que las ovejas.

A la vez, son mucho más curiosas, amigables y movidas que las ovejas, por lo que dan mucho más trabajo a la hora de mantenerlas cercadas a la par que más diversión. Deben ser ordeñadas una o dos veces al día sin excepción durante los 6 u 8 meses dan leche. 

También depende de tu situación. Las ovejas comen con la cabeza gacha alimentándose sobretodo de pasto. En cambio a las cabras les gusta más el matorral, las ramas verdes, la corteza tierna… También comen pasto, pero tienden a alzar la cabeza al comer.

Es muy importante tener como mínimo dos cabras. Son animales sociales y necesitan compañeras, por lo que si no tienen otra cabra con quien pasar el rato, van a querer pegarse a tu sombra como si fueran, literalmente,  un perrete más. ¡Eso puede ser muy desquiciante! 

Su espacio

Las cabras necesitan un amplio espacio en el que encuentren pasto, matorrales y árboles.  Durante unas 10 horas diarias las cabras pasean y pastan, por lo que, dependiendo del espacio del que dispongas, tendrás que sacarlas a pasear para completar su dieta y a que estiren las piernas. 

Necesitan un corral que les proteja del sol, la lluvia y de los vientos fuertes. Es suficiente disponer de entre 1 y 2 metros cuadrados por animal, dependiendo de su estado. Al ser jerárquicas, un espacio insuficiente puede provocar peleas entre ellas. El sitio debe ser muy seco, tener luz natural y estar bien ventilado. La limpieza es muy importante, ya las moscas y otros insectos pueden debilitar la salud de las cabras. 

Dentro del corran deben tener siempre agua limpia y fresca, un espacio para mantener la paja o forraje limpios y listos para comer además de un comedero donde darles sus chucherías, que son algunos de los restos de la cocina, restos de poda y su puñado de grano diario. 

El vallado es muy importante para mantener las cabras en su sitio. Les encanta rascarse con cualquier superficie vertical, por lo que si les pones algo flojo, como malla gallinera, se rascarán contra ella hasta deformarla, romperla y, en cuanto pasen, ten por seguro que su objetivo será el huerto, la cocina o el sofá en el que estés sentado. Si el vallado es muy bajo lo saltarán sin problema. Lucy puede saltar una altura de metro y medio sin despeinarse. Recomendamos el pastor eléctrico, aunque nuestra querida Lucy Brown a veces se lo pasa por el forro.  

Alimentación

Las cabras son herbívoras, por lo que deben comer mucho verde, ya sea fresco (pasto) o seco (forrajes). Se les aporta también un poco de grano diariamente y restos de fruta y verdura de la cocina muy de tanto en cuanto. Los bloques de sal les aportan minerales y hay quien les deja bicarbonato sódico, que les ayuda a expulsar los gases de la digestión. 

Hay que tener siempre en cuenta que las proporciones en la dieta de pasto, forraje y cereal dependen totalmente de su estado (cría, adulta, embarazo o lactancia), y del uso que se les da (leche o carne). 

No comen si la comida tiene tierra o suciedad, por lo que debemos mantener sus comederos y bebederos muy  limpios. A menudo les damos restos de la huerta y de la poda, pero hay que saber que darles ya que algunas plantas son tóxicas para ellas (hojas de tomate, la patata o la col, por ejemplo) aunque son muy listas y ellas mismas las evitan comer.

El grano se debe dar con moderación, ya que el empacho de grano produce cólicos en las cabras: se les hincha el estómago y pueden llegar a morir. Y hay que darle más cereal y menos pasto fresco cuando la cabra está en sus últimos meses de embarazo, ya que tienen menos espacio en el rumen y necesitan menos alimentos más nutritivos.  

¿Qué cabra traer?

Hay muchas razas de cabra, pero para tener una mascota en casa no hace falta que sea de las más productivas. Pintas da un litro y medio de leche en su pico más alto, no es mucho, pero suficiente para el consumo familiar. Las cabras enanas no son muy recomendables si quieres leche, ya que producen muy poquito.

Recomendamos una cabra preñada, con tiempo suficiente para que ya se sienta cómoda en su nueva casa en el momento del parto. Estas cuestan unos 60 o 80€ por animal.  Si viene preñada ya no necesitarás un macho hasta el año siguiente. Observa su salud antes de comprarla.

Examen de salud básico

Además de procurar que tus cabras vivan en un entorno limpio, agradable y espacioso, también puedes ir practicando estos chequeos rutinarios para controlar su salud y conocer mejor a tus compañeras. Estas instrucciones te van a servir para mantener un buen estado de salud.

  • Fíjate en su cuerpo, su pelo, su piel y sus pezuñas. Busca bultos, golpes, rasguños, parásitos y cualquier anomalía. 
  • Atiende a los cambios de peso, de apetito y de actividad, así como a la forma de los flancos y a la posición de las costillas, espina dorsal y caderas.
  • Mira el color interno de los parpados inferiores, debe ser rosas y/o rojizos. Si palidecen puede ser que la cabra tenga parásitos y/o anemia.
  • Fíjate en la humedad de la nariz y sus secreciones. Estas deben ser transparentes y la nari debe estar seca. Si ves mucosidad en vez de agüita transparente, puede que alberguen parásitos.
  • En los labios pueden desarrollar un tipo de herpes. Las encías sanas vuelven rápidamente a su color rosado original cuando dejamos de apretar con la yema del dedo. 
  • Por último, en la caca fresquita acabada de caer (que no esté contaminada por organismos del suelo) se pueden observar huevos en el caso que la cabra tenga parásitos. 

Además de eso, la inestimable ayuda de un veterinario es vital para la salud de tus cabras.

Legalidad

Este aspecto está regulado por cada comunidad autónoma, así que las leyes serán diferentes dependiendo de tu región. Por lo general deberás tener las instalaciones necesarias para albergarlas, conseguir un veterinario que se responsabilice de su salud y registrar el espacio en el que las tienes como granja de autoconsumo o nuclio zoológico dependiendo de la cantidad de animales que desees. 

Otros animales del Campichuelo: