Cabras

Los estómagos de las cabras

Las cabras son rumiantes, por eso pueden alimentarse de materiales totalmente indigeribles para nosotros, pero para hacerlo necesitan 4 estómagos y una rica flora intestinal.

Digestión de las cabras

Las cabras tienen unos labios finos y ágiles y su lengua se curva fácilmente, por lo que pueden comer más variedad de alimentos que otros rumiantes. Trituran el alimento con los dientes y este se mezcla con la saliva, que contiene enzimas que inician e proceso de digestión. Con los carrillos, el paladar y la lengua las cabras van haciendo la rumia, un proceso esencial para digerir la celulosa.

Una vez las cabras degluten el bolo alimenticio, este baja por el esófago hasta el estómago, el cual se divide en 4 partes; 3 preestómagos y un último estómago del tipo que tenemos nosotros.

Así que, el estómago de la cabra se divide en:

  • Rumen: Es la primera parada del bolo una vez deglutido y es una enorme cámara de fermentación. En él, las fibras ingeridas se estratifican por tamaños y los microorganismos van descomponiendo las partículas más finas, creando una variedad de nutrientes durante el proceso de fermentación que más tarde la cabra absorberá. En la superficie del material que se encuentra en el rumen se forma una esponja de fibras un poco largas que les ayuda en el proceso de digestión.
  • Retículo: Las poderosas y estriadas paredes del retículo separan y desmenuzan el alimento, empujando el que no está suficiente machacado y fermentado de vuelta al rumen. El alimento va pasando del rumen al retículo y del retículo al rumen constantemente, intercambiando así una buena carga microbiana.

La salida del retículo actúa de filtro de partículas, dejando pasar solo las más pequeñas, de modo que todo el alimento que aún no esté suficientemente desmigajado, picado y fermentado, va a volver a subir a la boca, para volver a ser machacado por los dientes y fermentado en el rumen. Este proceso es conocido como la rumia y es un signo de buena salud en lo rumiantes.

  • Omaso: Las pequeñas partículas de alimento que pasan el filtro de salida del retículo entran en el omaso, en el que son preparadas para la digestión química y enzimática del siguiente estómago, tal como hacemos la digestión los monogátricos.
  • Abomaso: En este último compartimento del estómago de las cabras se hace la digestión química, a través del ácido clorhídrico, y enzimática, a través de la pepsina, de los alimentos.

En el cabrito lactante que aún no toma material vegetal, la leche pasa directamente del esófago al abomaso, por lo que evita su paso por los 3 preestómago y va directa a la digestión química y enzimática. En cuanto el cabrito introduce material vegetal en la alimentación sus preestómagos desarrollan la flora microbiana necesaria para alimentarse del material vegetal y empiezan a trabajar.

Los nutrientes generados durante esta larga digestión pasan al intestino fino, donde son absorbidos casi en su totalidad por el organismo, y luego al intestino grueso, en el que se siguen absorbiendo algunos nutrientes y agua. El resto se expulsa a través del ano.

Conclusión

La flora microscópica de las cabras es esencial para su nutrición. Cuando alimentamos a estos animales no podemos dejar de pensar que debemos alimentar a los microorganismos del rumen-retículo que son los que, al fermentar el alimento vegetal, generarán nutrientes imprescindibles para la buena salud de las cabras.

La flora bacteriana es muy sensible a los cambio bruscos de alimentación, por lo que hay que evitarlos a toda costa. Si vas a cambiar la rutina de tus cabras, hazlo de a poco, para darle tiempo a la flora bactriana de la cabra a adecuarse a los cambios.

Nuestra experiencia

En el Campichuelo hemos mejorado la alimentación de las cabras añadiendo salvado a la ración diaria de cebada. El salvado se consigue en las harineras, se llama también «hoja» y tiene un precio de 10€ los 40Kg. Está compuesto por cáscaras de cereales, por lo que aportan mucha fibra en partículas muy pequeñas y fáciles de digerir.

También tienen paja limpia a su disposición que les ayuda a hacer la digestión y de vez en cuando, si rumian menos o han tenido un cambio brusco en la alimentación, les dejamos bicarbonato a parte para que les ayude a eructar el gas generado durante la fermentación.

Más sobre las cabras del Campichuelo

Cabras en casa

¿Te gustaría tener una cabra cómo mascota? ¡Te damos algunas pistas sobre cómo hacerlo!

Las Cabras

Pintas y Lucy Brown son muy curiosas, amigables y juguetonas.