CocinaMielSalud

Miel Cruda

Tradicionalmente conocemos la colmena por su función de producir miel y, aunque no es solo la miel lo vamos a ir descubriendo e existen otras substancias beneficiosas producidas por las abejas, empezamos por la miel… ¡La segunda cosa más dulce que se encuentra en la naturaleza después de los dátiles!

La Miel Cruda

Ese líquido dorado, pegajoso y único en su especie es un gran bálsamo tanto para golosos como para enfermos. Las abejas recogen el néctar de las flores y , en la colmena, le añaden enzimas. Luego van rebajando la humedad de esa substancia de un 60% que tiene el néctar de las flores a menos de un 18% que tiene la miel. 

Pero no toda la miel es Miel. La Miel Cruda es la que no ha sido tratada ni transformada durante todo su recorrido des del panal hasta la cocina. A menudo la miel comercial se pasteuriza, ya que resulta un producto más manejable para tanto para la industria cómo para el consumidor. Pero la miel es un alimento vivo y que en el momento que se pasteuriza se destruyen las enzimas y se altera su composición química, perdiendo su valor nutritivo. 

Los grandes productores también usan un sistema de filtrado a presión que elimina las impurezas que provienen del panal,  pero que, además de aumentar la temperatura de la miel, también se lleva por delante trazas de polen y otras substancias que completan el valor nutricional de la miel. 

La miel cruda como elemento nutricional es pura energía, ya que contiene un 80% de azúcares simples (glucosa, fructosa, maltosa y algo de sacarosa), entre un 15 y 18% de agua y el resto son proteínas, triglicéridos, ácidos grasos, minerales, vitaminas y enzimas naturales. 

Y es de este elevado valor nutritivpo el que le da a la miel muchas otras aplicaciones aparte de la energética y edulcorante:

Beneficios para la salud

  • Tiene propiedades antimicrobianas, antisépticas, antibióticas,  antiinflamatorias y cicatrizantes  que ayudan al tratamiento de las heridas, quemaduras, úlceras,  herpes, acné e infecciones subcutáneas, entre otras. Estas propiedades también ayudan a la miel a ser «eterna», habiéndose encontrado tarros de miel perfectamente preservados en tumbas de faraones egipcios.
  • Mejora el nivel de azúcar en sangre ya que tiene un índice glucémico menor que el azúcar, dicho de otro modo, el azúcar de la miel se absorbe más lentamente y por lo tanto el nivel de azúcar en sangre aumenta más lentamente al tomar miel, en comparación con el azúcar.
  • Nos mantiene jóvenes: La miel natural sin pasteurizar es rica en antioxidantes que ralentizan el envejecimiento de nuestro cuerpo. Sobretodo en el caso de la miel de mielada, que es producida con las excresiones de insectos chupadores de resinas y salvias de pinos, robles, castaños, alcornoques y encinas.
  • Mejora la salud digestiva actuando como laxante suave al alimentar la flora intestinal con fructosa, disminuyendo la acidez estomacal al crear una capa protectora (si se toma templada), promoviendo la cicatrización de las úlceras gastrointestinales y combatiendo las bacterias que producen gastroenteritis.
  • Refuerza el sistema inmunitario al tener un fuerte poder bactericida. La miel actúa en diferentes frentes de la lucha contra las bacterias infecciosas, ya que combina factores bacteriostáticos y bactericidas (peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), antioxidantes, lisozima, polifenoles, ácidos fenólicos, etc.) con su acidez de entre 3.2 y 4.5, su efecto osmótico (extrayendo el agua de las células bacterianas), su alta concentración de azúcar y sus polifenoles, que matan las células bacterianas.
  • Alivia problemas respiratorios y de garganta siendo un remedio barato y eficaz contra la tos en resfriados comunes en niños, además de mejorar el sueño al promover la segregación de melatonina. En diversos estudios la miel parece ser igual de eficaz que el dextrometorfano, administrado en las dosis habituales de los medicamentos de venta libre.
  • Mejora la memoria al contener, entre otros minerales, el calcio necesario para las conexiones neuronales, además de combatir la demencia por sus compuestos antioxidantes y antiinflamatorios.
  • Anticaries: Mejora la salud oral al detener el crecimiento de las bacterias de la placa dental y reducir la cantidad de ácido producido por ellas, lo que impide que las bacterias hagan dextrano, una substancia que ayuda a las bacterias a formar la placa dental.
  • Y otras en estudio: Se está investigando su uso en la prevención de enfermedades cardiovasculares, la capacidad de regular el azúcar en sangre en la mejora de la diabetes y en la lucha contra cánceres de mama, el cuello uterino y la piel.

Si quieres conocer más sobre los efectos de la miel en la salud, puedes darle un vistazo al artículo de Propiedades medicinales de la miel. Revisión de revisiones, escrito por Rubén Murcia Prieto, Dietista-Nutricionista de la página Dietética Sin Patrocinadores.

Más que un alimento parece que se describe un milagro, pero está muy claro que la miel no va a acabar con todas las enfermedades de la sociedad moderna. Aún así, la miel cruda tampoco es comparable con el azúcar, ya que cómo hemos visto no es simplemente un alimento energético sino que alimenta y nos ayuda a mantenernos sanos. 

Así que la conclusión siempre es la misma, la miel cruda incluida en una dieta equilibrada, nos porta un extra de componentes que nos ayudan a regular nuestras funciones biológicas, creando un entorno más saludable y seguro para el desarrollo de nuestra vida. 

¿Miel cruda y fácil en casa?

Por último, si quieres obtener tu propia miel pero no tienes ni idea de apicultura ni pretendes ocupar mucho tiempo en ella, la colmena Flow Hive esta es una novedosa opción: una fábrica de miel (de producción casera) de la cual la miel sale directamente por su grifo incorporado.

Nos parece una opción algo cara y tiene sus críticas por parte de los agricultores profesionales. No la hemos probado ni tenemos pensado hacerlo, de momento. Pero nos parece una curiosidad a mostrar por su aparente fácil manejo.  

Entradas relacionadas: