BioconstrucciónCompostHuertoNaturaleza

El baño seco

¡Hemos construido un baño seco! Por si no sabes de que va el baño seco, es un inodoro que no usa agua, sino que las heces se mantienen en un espacio cerrado y hermético por el periodo de tiempo que necesiten para compostarse. Después del periodo de compostage los residuos se esterilizan y pueden usarse como abono.

En este vídeo os explicamos cómo hemos construido nuestro baño seco, con materiales reciclados y de la naturaleza. Además ha sido la excusa perfecta para iniciarnos en técnicas de bioconstrucción.

¿Por qué construir un baño seco?

Los principales beneficios de un baño seco son:

  • Puede ser construido en casi cualquier lugar, aunque los sitios soleados, secos y calientes es siempre mejor, hay todo tipo de técnicas para adecuar el baño seco a otros lugares.
  • Los desechos humanos se reutilizan en abono para árboles, ya que los árboles tienen una mayor capacidad de filtrar y depurar su alimento que las plantas.
  • Se cierra un ciclo natural sin necesidad de que otros gestionen, literalmente, nuestra mierda, por lo que disminuye la huella ecológica del usuario.

Precauciones

Al construir un baño seco hay que tener muy en cuenta el proceso de compostaje de los residuos, ya que si no se llega a compostar adecuadamente, puede generar patógenos, moscas y malos olores.

Para evitar eso, primero debemos entender como funciona el proceso de fermentación y luego veremos que medidas debemos tomar para evitar olores, dependiendo de cada lugar y situación.

El abono hecho con heces humanas puede contener patógenos. Por lo que debe ser esterilizado antes de ser usado. Los árboles sanos pueden protegerse de los patógenos, pero si hay animales por la zona es muy recomendable esterilizar muy bien el compost antes de usarlo.

El papel higiénico y sus tubitos de cartón se pueden descomponer en la pila. La pila de heces debe descansar sobre un lecho de 20 cm de un material absorbente, que pueden ser virutas de madera o resto de poda, hojas, paja… En ambos casos debemos evitar en la medida de lo posible los químicos que pueden llevar tanto el papel (blanqueantes) como las virutas de madera (colas, pinturas…).

Compostaje del baño seco

Las condiciones de temperatura y humedad serán siempre diferentes dependiendo de donde se sitúe el baño, por ejemplo: «El fondo de un valle asturiano no comparte las mismas condiciones atmosféricas que un campo en mitad de la mancha. » Es por eso que no hay recetas. Por eso os vamos a dar información sobre la fermentación saludable del compost del baño seco, pero sois vosotros los que debéis estudiar vuestro terreno y tomar vuestras decisiones.

El residuo debe fermentar adecuadamente, para ello debemos tratarlo parecido al compost del huerto:

  • Debe mantener cierto grado de humedad para que los microorganismos se encuentren en un entorno favorable para realizar sus tareas de fermentación aeróbia (esa es más saludable en este caso).
  • A la vez necesita alcanzar una temperatura que permita que se evapore del exceso del agua para evitar que se pudra, empiece a la fermentación anaeróbea (que genera moscas, patógenos y malos olores).
  • La oxigenación también es importante para que prevalezcan los microorganismos de fermentación aerobia (con oxígeno), pero la aireación se mantiene fácilmente al añadir unas virutas de madera después de cada uso.

Por lo que, para evitar los malos olores de tu baño seco hay que controlar la humedad y la temperatura. La pila debe estar húmeda pero no empapada, y a una temperatura elevada para que ayude a secar. Hay que ir reduciendo la humedad con el paso del tiempo, sobretodo si no se separan los líquidos de los sólidos. Si la humedad se mantiene demasiado alta proliferan los patógenos, las moscas y los malos olores.

Disminuir la humedad del baño seco

La humedad se disminuye con calor, ventilación y agregando material secante. Estas son algunas ideas para disminuir la humedad de la pila del baño seco:

  • Secar el residuo con materiales como el aserrín o serrín, que se añade después de cada uso, y tirar el papel a la cámara. Estos aspectos aún los tenemos en estudio, ya que el serrín desnitrogena, ¡Veremos que pasa cuando lo usemos como abono!
  • Usar materiales de construcción que calienten la cámara de los residuos a modo de secador solar, como nosotros, que hemos tapado la cámara con una chapa de metal que calienta la cámara con el calor del sol.
  • Crear canales de ventilación que aireen la cámara, sequen los residuos y se lleven los posibles malos olores poniendo un tubo de chimenea pintado de negro a modo de salida de aire de la cámara y elevándolo un metro por encima del baño, lógicamente tapando la salida que da al cielo para que no entre agua de lluvia.
  • Usando un separador de líquidos para desviar los líquidos hacia un contenedor a parte, diluyéndolos en agua, pero este sistema obliga a todos los usuarios sentarse durante su uso y tiene la desventaja de ¿Qué hacer con los líquidos? Otra desventaja es que algunos autores apuntan a que el compost tiene mayor calidad si se composta el sólido junto al líquido, aunque en lugares muy húmedos es posible que eso no sea posible.
  • Se pueden usar materiales como cenizas y cal para ayudar a la deshidratación y neutralizar los malos olores, pero esta no la hemos testeado ni necesitaremos hacerlo.

Dependiendo de varios factores como las horas de sol a las que queda expuesta la cámara de residuos, la humedad ambiente, el uso espontáneo o más frecuente… hay que tomar unas u otras medidas.

En nuestro caso el baño está a pleno sol, en clima continental y no se usa muy a menudo (es para las visitas), por lo que solo usamos los dos primeros puntos de la lista y estamos contentos con el resultado.

Esterilizar el compost del baño seco

El compost se esteriliza después de un proceso de al menos unos 6 meses de compostage, dependiendo de las condiciones en las que haya compostado. Para esterilizarlo lo ponemos dentro de una bañera vieja, tapada con un plástico negro y al sol de todo el verano, de modo que el propio calor mate todos los patógenos que pueda contener.