CieloVídeo

Oumuamua

Oumuamua un viajero intergaláctico.

Oumuamua es un cuerpo celeste único en su especie: el primer objeto interestelar conocido en visitar nuestro Sistema Solar. Su nombre Hawaiano significa «Visitante de lejos que llega primero». Fue identificado por Robert Weryk el 19 de octubre de 2017. Proviene de más allá de Lira y a principios de Septiembre cruzó por el interior la órbita de Mercurio.  Siete días más tarde pasó por el punto más cercano a nuestra estrella, mientras su trayectoria viraba hacia Pegaso. Su máxima aproximación a la Tierra fue el 14 de octubre, cuando se encontraba a 24 millones de km (aquí al lado)  ¡Pero aún faltaban 3 días para detectarlo!

¿Qué se sabe?

  • De dónde y hacia dónde: Proviene del espacio interestelar y ha pasado por el sistema Solar, dirigiéndose a Pegaso en una trayectoria hipérbola, así que ya nunca volverá.
  • Velocidad: Viaja a unos 87,3 km por segundo, aunque a velocidad variable y con cambios que no coinciden con las influencias solares o planetarias, al contrario de los asteroides. 
  • No es un cometa: Ya que no desarrolla la «coma» ni «cola» al calentarse con el Sol.
  • Forma: Las observaciones de la luz reflejada en el objeto sugieren una sorprendente forma alargada de hasta 10 veces más largo que ancho,  probablemente de unos 800 metros en su dimensión más larga.
  • Rotación: Tiene diversos ejes de rotación, algunos de ellos extraños y probablemente influidos por una desgasificación.

¿Qué no se sabe?

  • Aspecto: Las imágenes se han recreado en base a la observación del elemento y a los datos que sabemos de otros asteroides o cometas. Solo hemos visto un punto de luz. 
  • Composición: Se especula con roca y metal, ya que en su paso no se ha visto elementos que se desprendan de él, y monóxido o dióxido de carbono, menos visibles en las colas de los cometas.
  • Procedencia: Por su rápida velocidad, se puede suponer que proviene de un sistema solar joven y próximo al nuestro, del que se desprendió en el estallido de una
  •  Posición actual: En enero de 2018 dejó de ser visible a nuestros telescopios. 

Animación de su paso por el Sistema Solar:

Con estos pocos datos no se puede descartar que sea un objeto artificial, aunque hasta ahora no se ha detectado ninguna señal de radio enviada desde Oumuamua. Aunque no se pueden probar indicios de vida que pudieran crear el objeto, este fenómeno nos recuerda que nuestro sistema no se encuentra aislado del espacio. Se cree que la situación se puede repetir y para ello se deben desarrollar recursos para poder observarlos mientras se aproximan y alcanzarlos físicamente a través de viajes espaciales. 

Te lo explica Karen J. Meech en un vídeo:

¿Llegarán más objetos como el Oumuamua en los próximos tiempos? Muchos creen que sí. Y también se refuerza la posibilidad de que objetos ya conocidos hayan tenido un origen similar al de Oumuamua. 

Entradas relacionadas: